Sitio de Jorge Horacio Richino

 

Definitivamente partió de este mundo.

 


Partió de este mundo
y se fueron con él sus pensamientos,
conocimientos, y su intelecto.

 
Dejó la problemática existencial
sin concretar un aporte valedero,
un pensamiento elevado,
una fórmula mágica.

 
La humanidad sigue en quiebra,
el planeta está en manos de satán,
la violencia y contaminación son imperios
y los Dioses del mal celebran sus últimas orgías.

 
Todo está alterado.
Lo que alguna vez tuvo claro su mente,
continúa desquiciado, tal como entonces,
cuando intentaba encontrarle solución.

 
De que sirvió pensar tanto;
leer, aprender, capacitarse.
Y todo para hallar la alquimia que transforme
esta turbulenta existencia en algo mejor.

 
Ya pasó el momento,
ya se fueron con él sus conjeturas,
sus proyectos, sus locuras,
y su afan de descubrir algún remedio.

 
Alguna panacea para este planeta loco y desquiciado
que no deja de hacer girar a la ruleta;
ignorando y no admitiendo que así
se desgrana poco a poco hacia un final inapelable.

 
Se fue y en tanto, queda este escrito,
vaya a saber por cuanto tiempo.
Tiempo que acabará con otros que también
intentaron encontrar alguna fórmula.

 
Se fue sin pena ni gloria
con un recuerdo, tal vez temporal,
de algún que otro ser ligado a su destino
y solo dejó a sus espaldas un inexistente camino.
 


Autor: Jorge Horacio Richino.
Buenos Aires, 5 de julio de 2008.
Todos los derechos reservados.




Publicado simultáneamente en:


http://jorgerichino.blogspot.com  
http://huellaspoeticas.blogspot.com/
http://jorgerichino.webcindario.com/
http://elangel.blogcindario.com/
y otras páginas y publicaciones del autor.
 

Volver al sitio web